El Registro de Aceptación Impagadas es un fichero de incumplimiento de obligaciones dinerarias de titularidad privada cuya finalidad es contribuir al saneamiento del sistema financiero y mejora del tráfico mercantil, mediante la puesta a disposición de información relativa a incumplimientos de pago, a través de sistemas informáticos centralizados. A diferencia de otros ficheros similares de morosidad su valor documental es sólido y no incluye la insolvencia de particulares o personas físicas.

Este registro tiene como base la información procedente de servicios informáticos centralizados de uso bancario. Los apuntes que le interesan al RAI se refieren a deuda documentada y vencida con fuerza ejecutiva. Tiene un valor cualitativo y cuantitativo. Recoge solo impagos de personas jurídicas que estén documentadas y con la firma del deudor. El fichero se limita a las deudas impagadas superiores a 300 euros.

¿Qué ocurre si soy incluido en el RAI?

EL RAI es una referencia habitual para comprobar la solvencia de una empresa. Aparecer en él puede provocar que un proveedor anule operaciones comerciales o financieras vitales para el negocio. Aumenta la dificultas para encontrar financiación, tanto por parte de entidades financieras como de proveedores. Consultar este listado de morosos es habitual a la hora de tomar decisiones sobre riesgo de crédito.

Además, se dificulta el establecimiento de relaciones comerciales, porque este listado de impagados se ha configurado como un barómetro que indica posibles impagos para la mayoría de empresas y bancos que operan en España. Cuando se consulta el RAI es posible obtener dos respuestas, ya que puede ser negativo, en cuyo caso se confirma que la compañía consultada tiene incidencias en esta lista con la fecha y hora de la consulta. Por el contrario, si la consulta al fichero es positiva se consigue el número y volumen el total de efectos impagados por la empresa a estudio, además de la fecha del último hecho recogido.

¿Cómo salir de RAI?

Lo primero que hay que hacer es pagar la deuda a la empresa correspondiente. Una vez saldada la deuda, al ponerte en contacto con la empresa responsable de tu inclusión en el fichero, podría eliminarte completamente. Lo más probable es que debas mostrar constancia de que la deuda ya ha sido pagada. No obstante, el tiempo de permanencia verdadero actual de los datos en el RAI, aunque no siempre se ponga en práctica es de un periodo de 30 meses.

De igual manera se puede solicitar una cancelación de los datos en este fichero de morosos si la deuda ha sido saldada y si aún se continua en el fichero, si se lleva incluido un periodo mayor a los 30 meses establecido, si no se han comunicado a través de una carta de la inclusión en el listado, si se encuentra en desacuerdo con la deuda o simplemente la deuda no es real o no se puede demostrar a través de la documentación requerida.

¿Tienes facturas Impagadas?
Recuperamos tu dinero sin que te cueste nada.

Más información

Preguntas frecuentes sobre RAI y ASNEF

¿Cómo puedo ser inscrito en el RAI?

En primer lugar si eres una persona física o particular puedes estar tranquilo, el RAI solo recoge en su listado a personas jurídicas, es decir, empresas, instituciones o cualquier organización constituida en torno a esa figura jurídica. En segundo lugar, para aparecer dentro de este registro la deuda pendiente de pago debe ser de al menor 300 euros, mientras la insolvencia se sitúe por debajo de esa cota no hay riesgo de aparecer en dicho listado. En tercer lugar, debe estar acreditado mediante un documento que existe esa deuda y que el deudor no ha cumplido en base a las condiciones pactadas con la devolución de esta.

¿Cómo puedo saber si estoy en RAI?

Para comprobar si uno figura en la lista del RAI se puede hacer de varias formas. Una de ellas es a través de su página web y mandándoles un correo a su dirección de correo electrónico. También está la opción de contactar por teléfono o bien acudiendo a la propia sede del RAI que se encuentra en Madrid. Sin embargo no cualquiera puede acceder al fichero. Según establece el RAI únicamente pueden consultar esa información personas físicas o jurídicas que acrediten su condición de acreedores, es decir, que presenten un documento que demuestren que han concedido un determinado préstamo de dinero y están pendientes del cobro de dicha deuda.

También pueden consultarlo empresas especializadas en la elaboración de informes de solvencia, o bien las entidades que formen parte del Centro de Cooperación Interbancaria, pueden consultar el fichero de morosidad siempre y cuando suministren los datos de los impagados.

¿Cuánto tiempo están mis datos en el fichero?

Con independencia de si el deudor ha pagado o no al acreedor, según la ley, existe un plazo máximo de permanencia dentro del fichero del RAI que son unos 60 meses, es decir, cinco años desde que se incluyera en él. Transcurrido este plazo, todos los datos que puedan referirse a la morosidad del afectado deben de desaparecer.

¿Qué diferencia existe entre el fichero RAI y ASNEF?

La diferencia principal entre ambos es que el RAI se ocupa principalmente de letras de cambio, cheques y pagarés, es decir, deudas aceptadas habitualmente entre empresas. Mientras que en el caso del ASNEF se trata de deudas impagadas, aceptadas o no, que pueden llegar a, por ejemplo, cuotas telefónicas impagadas.

Gestión de Impagados rápida y eficaz
Recupera tu dinero ahora

Infórmate sin compromiso