Las empresas de recobro son la mejor manera de gestionar la morosidad de los negocios. La tasa de impagos, así como el retraso en los pagos son unas de las preocupaciones de 2 de 3 empresas y es que el tejido empresarial del país ha salido muy dañado de los años de inactividad por la pandemia. La falta de actividad, así como el vencimiento de los créditos ICO concedidos por el gobierno, han hecho que las empresas no puedan satisfacer sus facturas a tiempo. Por ello, hacer uso de los servicios de las empresas de recobro es esencial para gestionar la morosidad.

Tasa de morosidad en aumento: hasta el 4.6%

Un 65% de las empresas del país reconoce, según baremo publicado por Credit Bank, que tiene facturas impagadas y que los plazos de pago se extienden cada vez más. Esto dificulta llevar un control de los recursos económicos de los negocios, así como la necesidad de recurrir a más financiación. Y, se espera que esta tasa no se estabilice hasta el 2023. Por ello, se estima que más de un 10% de los negocios del país van a necesitar este aumento en financiación y que un 5% deberán cerrar por falta de líquido.

Sin embargo, y a pesar de estas cifras, solamente el 11% de estas empresas con facturas pendientes de pago hace su correspondiente reclamación. La falta de conocimiento de los procesos a seguir, así como del funcionamiento de las empresas de recobro, hace que muy pocas empresas hagan uso de estos servicios. Por ello, desde varias asociaciones empresariales se insta a las empresas a informarse de estos servicios y hacer empleo de ellos como única vía para el saneamiento de sus cuentas.

¿Se pueden evitar los impagos con las empresas de recobro?

Los impagos en sí mismos no se pueden evitar, pero sí hay una serie de acciones que se pueden llevar a cabo para que las posibilidades de sufrirlos sean menores.

Una forma en las que las empresas pueden reducir la tasa de facturas impagadas es haciendo una pequeña investigación de sus clientes. De este modo, podrán obtener información sobre sus cuentas, naturaleza del negocio, etc., y decidir si es una empresa con la que se quiera trabajar.

También es una buena idea contar con servicios especializados que aporten documentación e informes oficiales de las empresas, los cuales suelen estar disponibles en los registros mercantiles. Los reportes económicos se pueden conseguir mediante la ayuda de empresas especializadas.

Servicios de las empresas de recobro para gestionar la morosidad

Las empresas de recobro no solamente se dedican a reclamar las deudas, sino que también ofrecen asesoramiento a sus clientes, ofrecen información financiera de las empresas y crear los informes necesarios para sus clientes.

Para que una deuda pueda ser reclamada, la factura y la documentación debe estar bien hecha y de acuerdo con los requisitos establecidos en el Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre. En este decreto, se recogen los datos esenciales que las facturas deben especificar para que estas puedan ser consideradas válidas y, por ende, reclamables. Así, si una empresa está realizando mal las facturas, podrá modificarlo y evitar más impagos en el futuro.

El asesoramiento de estas empresas también es fundamental a la hora de saber qué procedimientos se deben seguir para reclamar una deuda. Una empresa que quiera gestionar la morosidad de sus cuentas deberá dedicar muchos recursos a ello, lo que solamente le llevará a tener más problemas en su contabilidad. Ello, sin mencionar que las relaciones comerciales pueden salir muy perjudiciales y que, de no seguir los procedimientos adecuados, la deuda nunca se va a recuperar.

Código de buenas prácticas de las empresas de recobro

El código de buenas prácticas es el referente para las empresas de recobro. En él, se establecen los criterios y procedimientos que estas deben seguir, siempre desde la ética, sin coacciones y respetando los derechos de ambas partes. En este caso, una empresa que no esté familiarizada con este código puede incurrir en acciones consideradas no éticas, lo que le llevará a no cobrar la factura, además de poder tener otros problemas legales.

Recobrarte: asesoramiento continuo

Teniendo en cuenta los puntos mencionados, las empresas que quieran recuperar sus pagos lo tendrán mucho más fácil haciendo uso de los servicios de estas empresas de recobro. En el país, existen varias de ellas, aunque Recobrarte es una de las que sobresale. Se trata de una empresa con unas tasas de consecución de pagos muy elevadas, la cual solo trabaja con facturas que realmente son reclamables. Por ello, sus clientes nunca van a destinar tiempo ni recursos a un procedimiento que no les acabará por ser favorable.

Asesoramiento constante de los clientes

Desde Recobrarte, se ofrece asesoramiento constante a sus clientes sobre el procedimiento a seguir y las opciones disponibles. Además, también ofrecen asesoramiento en el que caso de que se vea que hay facturas que no se pueden reclamar por tener datos incompletos o erróneos.

Consecución de objetivos para el pago

A diferencia de otras empresas, en la mayoría de los casos, Recobrarte no cobra directamente por sus servicios ni antes de empezar ningún procedimiento. Las condiciones suelen pactarse con cada cliente y no se efectúa pago alguno hasta que la deuda haya sido recuperada. De este modo, los costes de los servicios no se añaden a las cuentas ya mermadas de las empresas, sino que el cliente los podrá satisfacer con el dinero recuperado.

Buenas prácticas y relaciones comerciales

Por último, es destacable la política de reclamación de Recobrarte, los cuales nunca recurren a coacciones ni acciones “ilegales” para conseguir los pagos. Esta manera de proceder no solamente garantiza una mayor tasa de éxito, sino que también daña mucho menos las relaciones entre negocios.

Las empresas de recobro son la alternativa más eficaz que tienen las empresas para reclamar sus deudas, ya que ofrecen sus servicios sin suponer una carga económica, a la vez que se minimizan los daños en las relaciones comerciales.