Una opción sencilla y amistosa es la contratación de un seguro de crédito. En los casos de impago estos se hacen cargo de un gran porcentaje de la deuda y realizan un diagnóstico financiero de los posibles clientes para evitar deudas futuras. El servicio conlleva un gasto que, en muchas ocasiones, resulta inalcanzable para pymes ya autónomos. También existen herramientas online que monitorizan el perfil moroso de algunas empresas los identifican como clientes a evitar.

Existen informes comerciales muy completos como los que elabora el departamento de Riesgos de Infocif, entre los más interesantes están los Informes de Riesgo de Infocif, estos informes nos dan la probabilidad de impago, es decir determina la probabilidad de que una empresa pueda hacer frente a los pagos que se le exigen. Es una de las formas más claras de conocer su solvencia.

Existen además dos métodos a través de notario, que sirven para aumentar la presión sobre los morosos, sin necesidad de entrar en vía judicial. Uno de ellos es el requerimiento notarial de pago que es un acta que el acreedor notifica al deudor la existencia de la deuda impagada y le insta a pagar. El otro método, mediante notario, también se puede iniciar un procedimiento monitorio notarial. A lo anterior añade la potestad para interponer una demanda judicial ejecutiva y solicitar el embargo de los bienes del deudor.

¿Cómo cobrar el IVA de las facturas impagadas?

Para poder cobrar el IVA de facturas impagadas lo primero que hay que hacer es realizar una factura rectificativa. En lugar de corregir la factura original hay que emitir una nueva factura que rectifique o amplíe la parte implicada preservando así intacta la validez de la factura original.

La factura rectificativa debe cumplir los mismos requisitos que cualquier factura y además hacer mención a los datos identificativos de la factura original.

El título de la factura debe constar: “factura rectificativa”. A su vez, hay que tener en cuenta que la serie de las facturas rectificativas sigue otro orden. De forma que todas las facturas rectificativas llevarán un orden distinto a las facturas normales emitidas.

¿Puede evitar declarar el IVA de las facturas que no he cobrado?

Es necesario declarar las facturas que no se han cobrado. Pero para compensarlo se puede reclamar para recibir el IVA. Estos son los pasos que hay que seguir para recuperar el IVA de las facturas sin cobrar:

1. Las PYMES y autónomos deben realizarlo dentro de los 3 meses posteriores a que finalice el plazo de los 6 meses de retraso en el cobro de la factura. Para las empresas que hayan facturado más de 6.000.000€ deben realizarlo dentro de los 3 meses posteriores a que finalice el plazo de un año de retraso en el cobro de la factura.

2. Emitir factura rectificativa por el importe del IVA a recuperar.

3. Evitar la comunicación a la AEAT por vía electrónica, en el plazo de un mes desde la expedición de la factura rectificativa, acompañando los justificantes de la rectificación.

¿Qué pasa si no declaro la factura no cobrada?

Si la Agencia Tributaria se enterase de que no se ha declarado una factura, Hacienda enviará un requerimiento. En este caso será necesario leer con detenimiento a la carta enviada por Hacienda y seguir las instrucciones para completar el pago. En ninguno de los casos se debe rechazar un requerimiento.
Hacienda notifica en dos ocasiones, si no consigue hacer la entrega del requerimiento de Hacienda, dicha notificación se publicará en el BOE, y empezará a contar los 10 días hábiles que se facilitan por parte de la Administración para resolver el requerimiento.
Si no se contesta el requerimiento de Hacienda por nuestra parte, la Administración podría sancionarnos con una multa fija de 150 €, además de enviarnos una paralela a la liquidación que se quería revisar.
Si se recibe un requerimiento de Hacienda, se solicitará una documentación específica, la cual, habrá que presentarla en un periodo máximo de 10 días hábiles, aunque se puede pedir una ampliación de plazo de 10 días más hábiles.

Procedimiento monitorio para reclamar facturas impagadas

El procedimiento monitorio está regulado por la Ley de Enjuiciamiento Civil se trata de una vía rápida para reclamar deudas. Lo primero que hay que tener en cuenta es que para poder utilizar esta fórmula, que no es una demanda al uso sino una reclamación interpuesta ante los tribunales civiles, la deuda cuyo pago solicitamos deberá ser exigible, de carácter monetario y ya debe esta vencida. La deuda debe cumplir unos requisitos para ser exigible a través del procedimiento monitorio:

• Ser una deuda económica de un importe concreto, solo se puede reclamar dinero
• Debe haber pasado la fecha de vencimiento de la deuda.
• Se deberá poder documentar la deuda y la relación comercial a través de algún documento probatorio: factura, albarán, email…
• No hay límite de cuantía

Hay que tener en cuenta que, si la deuda exigida es inferior a 2.000€ no se necesitará abogado para el juicio. Será el secretario judicial quien estudie el caso y posibles discrepancias. Por último, será el juez quien tome la decisión.

¿Cuándo prescriben las facturas impagadas?

Según la naturaleza de la deuda, estos son los plazos con los que nos podemos encontrar:

Deuda entre empresas: Las facturas impagadas entre empresas prescriben a los 5 años, si no han sido reclamadas

Deudas con la administración: El plazo de prescripción se encuentra en los 4 años.

Deudas de abogados: procuradores, notarios, etc…: En este caso, la deuda prescribe a partir de tercer año.

Deudas de alquiler: Por las facturas de arrendamiento, el plazo de prescripción de una factura impagada es de 5 años.

Deudas de suministros: Facturas de electricidad, telefonía, agua, etc.. que sean impagadas y no solicitadas por la deuda, prescriben a los 5 años.

Gestión de Impagados sin coste para el cliente si no se cobra:

Las facturas impagadas de una empresa deben gestionarse para cobrarse, tan importante es vender para una empresa como lo es cobrar. Existen varias opciones para gestionar las facturas impagadas de una empresa. Una de las más eficaces y más usadas actualmente por las empresas es la gestión de impagados sin exigencias financieras previas y que vinculen sus honorarios íntegramente al éxito del recobro, Recobrarte es la única empresa especializada en recobro de impagados que realiza una gestión jurídica sin coste para el cliente, solo cobramos si nuestro cliente cobra.